La revolución de los “lentes inteligentes” parece estar acercándose. Finalmente los requerimientos de hardware y software se están alineando y los lentes con Realidad Aumentada podrían ser el próximo producto estrella después del Teléfono Inteligente. Hace 15 años, Steve Jobs introdujo el iPhone como una convergencia de un teléfono, de un reproductor multimedia y de un dispositivo portátil de Internet. Este terminó de crear un sector con un valor de miles de millones de dólares, a transformar otros sectores y a cambiar la sociedad.  Posteriormente, los dispositivos como el smartwatch y los auriculares han tenido éxito como accesorios y han sido propuestos como los herederos del teléfono inteligente, pero ello no ha ocurrido.

Hasta el presente los “lentes inteligentes” no se han aproximado al éxito de los AirPods y del Apple Watch, sin embargo a la larga sus posibilidades de lograrlo son mayores. Al igual que los auriculares y el smartwatch pueden tener una presencia constante e incluso más liviana que el teléfono inteligente, Sin embargo, los “lentes inteligentes” como el teléfono inteligente pueden proveer un experiencia altamente visual.  Incluso, pueden resolver la mayor limitación del teléfono inteligente – su restringido tamaño de pantalla – y convertir al mundo en una pantalla infinitamente grande y contextualmente relevante.  Para habilitar el futuro de la realidad extendida, la clave que falta por completar es crear un factor de forma que coincida con los lentes comúnmente usados. Los expertos que estudian al sector piensan que esa convergencia aparecerá en cinco años. También se estima que al igual que con los teléfonos inteligentes, los juegos serán un factor determinante en su adopción.

El artículo referencia es y la imagen es cortesía de Flickr.