Cuando fundamos nuestra empresa hace más de 40 años no se hablaba de emprendimiento, ni de oficinas compartidas y tampoco sabíamos que pudimos ser millennials de la época.  Incluso, a los pocos días de disponer de una oficina, apareció una importante reunión no prevista y tuvimos que traer prestado ( de unos vecinos) muebles para la sala de conferencia. El mundo de hoy es de emprendimiento, donde es factible alquilar un espacio de oficina con todas las facilidades incluso por horas. Esto provee muchas más posibilidades y opciones para quién se quiera arriesgar como empresario.

El modelo se ha desarrollado tanto que se crean comunidades de personas y empresas que buscan compartir para aprender a desarrollar negocios. Son ideales para emprendedores potenciales con presupuestos limitados, futuro incierto y necesidades de networking. Cómo este es un mundo de emprendimiento y de unicornios, está por lanzarse al mercado público WeWork con unas muy altas pretensiones de valoración y el cual es interesante analizar.

Oficinas o espacios compartidos

La oficina o espacio compartido es una ubicación definida en forma abstracta donde individuos con diversos negocios pueden trabajar. El modelo de oficina compartida se ha ido haciendo cada vez más popular en la última década. En 2007 se conocía de 14 espacios de trabajo compartido en Estados Unidos, ahora hay más de 11.000 y se proyectan 26.000 espacios para el 2.020 albergando a 3,8 millones de personas. Las personas o empresas pagan un monto por tiempo de uso de espacio de oficina y cargos adicionales por facilidades como salas de juntas o equipos especializados.  Uno de los principales impulsores de esta tendencia ha sido el surgimiento de millennials en el mundo profesional y ellos están influenciando y configurando donde se trabaja y la forma en que se trabaja.

Ventajas de las oficinas compartidas

Exigen un menor capital y menor nivel de compromiso, ya que los gastos son reducibles a tiempos más cortos (horas, días, semanas o meses) y tienen la flexibilidad de poder ir ajustando las necesidades de espacio en el tiempo. Permiten una mayor dedicación a los detalles del negocio, por cuanto hay temas como WiFi, mantenimiento y limpieza resueltos por los propietarios del espacio. Un punto muy importantes son las oportunidades de Networking que se presentan, por tratarse de un lugar ideal  para conocer, compartir y aprender de otros emprendedores. Las opciones pueden incluir talleres, conferencistas y reuniones sociales.

Riesgos de las oficinas compartidas

Por el tipo de ambiente, la línea entre trabajo y distracciones puede ser tenue. El networking incluye a competidores, lo cual puede crear riesgos. También, hay quienes sufren por no poder disponer de una personalización o imagen propia de su empresa en ese ambiente común. Finalmente, en la escogencia del espacio es importante el aspecto de la cultura del mismo y asegurar que los valores y creencias de los que usan el espacio son compartidos.

WeWork

Nació en Nueva York el año 2010 alquilando espacio de oficina con precios al mayor y renovándolas para crear un espacio de trabajo compartido para empresas e individuos con la necesidad de responder correos electrónicos, sin el compromiso de un contrato de alquiler a más largo plazo. El año 2.018 reportó ingresos de US$1.800 millones, duplicando el año anterior y perdió US$1.900 millones. Tiene hoy en día 425 ubicaciones en 100 ciudades y 401.000 miembros. Reciente creó la empresa WeCompany, donde además de WeWork se ha expandido a otras áreas: We Live (espacios residenciales), Rise by We (gimnasios de lujo) , We Grow (escuelas para infantes) con la intención de ampliar su radio de acción y convertirse en una “plataforma” de propiedades inmobiliarias.

Se presenta con un planteamiento y una estética “amistosa-para-Millennials”. La oficinas que alquila son luminosas, espaciosas y confortables y están conformadas alrededor de la comunidad, donde las personas pueden trabajar dentro de una oficina o en un espacio compartido.  Sus espacios tienen la apariencia de una empresa de tecnología disruptiva con sus lámparas, diseños amplios, sus sofás coloridos y blandos, sus sifones de cerveza.

Valoración

La empresa matriz de WeWork espera ser valorizada en US$47.000 millones. Esto que ver más con su tamaño y su “energía y espiritualidad” que con sus ingresos o sus resultados. Sin embargo, hay analistas que opinan que no son muy diferentes a sus principales competidores (IWG-Regus y ServCorp). A diferencia de la mayoría de los Unicornios, que aprovechan los activos de otros, aquí cada centavo necesita ser invertido en el alquiler de la oficina, la remodelación, la segmentación en espacios más pequeños.   WeWork es esencialmente una empresa inmobiliaria, que ha expandido dramáticamente este tipo de servicios al mercadearle a una nueva audiencia, tal como lo ha logrado Apple. Estilo exclusivamente puede ser una disrupción!.

Se hace referencia a “WeWork Files Confidentially For IPO, The Latest Unicorn Startup To Test Public Markets” http://bit.ly/2Ws5p4X, “Shared Office Space: What are the Pros and Cons?” http://bit.ly/2ViTBpj, “Why More Millennials Are Flocking To Shared Office Spaces”  http://bit.ly/2Y9Lb0k  y “Is WeWork really worth nearly $50bn?” https://bbc.in/2VMIZhI.